El Gobierno rebaja dos décimas su previsión de crecimiento, eleva el gasto y suaviza el objetivo de déficit

La desaceleración económica y la necesidad de sacar adelante en el Congreso unos Presupuestos Generales del Estado que además casen con los compromisos adquiridos con Bruselas marcan el cuadro de previsiones macro económicas del Gobierno para los próximos años. La ministra de Economía Nadia Calviño ha anunciado que su previsión de crecimiento para este año rebaja dos décimas la anterior, hasta el 1,6 %, tal y como ha explicado este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El nuevo cuadro macro del Gobierno incluye una revisión a la baja de su previsión de crecimiento económico también para 2021, 2022 y 2023, hasta el 1,5%, 1,6 % y 1,7 %, respectivamente.

El consejo de ministros ha acordado también elevar el techo de gasto en 2020 hasta 127.609 millones de euros , lo que supone un 3,8% más respecto al de 2019 (122.899 millones), y un objetivo de déficit para este ejercicio del 1,8% del PIB.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha presentado la nueva senda de déficit sin desvelar aún en cuánto incumplió su propio objetivo suavizado en 2019. Montero, ha destacado que el techo de gasto es “bastante razonable” para garantizar el compromiso de España con la estabilidad presupuestaria y a su vez permitirá “imprimir” a los Presupuestos las “señas de identidad” del actual Gobierno de coalición. El nuevo límite de gasto no financiero se ha elaborado sobre la base de la prórroga presupuestaria de las cuentas de 2018 elaboradas por el Gobierno del Partido Popular.

Montero planteó subirlo un 4,4% el pasado año, en los presupuestos que terminaron siendo tumbados en el Parlamento. La responsable de Hacienda y portavoz del Gobierno ha indicado que su previsión es que los presupuestos sean aprobados en verano, apelando a la “responsabilidad” del resto de partidos para sacar adelante este trámite.

Sin ofrecer detalles, ha indicado que el nuevo límite se ha configurado teniendo en cuenta los ingresos esperados por las nuevas figuras fiscales que van a iniciar su tramitación “en breve”, como la ‘tasa Google’, la ‘tasa Tobin’ o nueva ley de lucha contra el fraude fiscal, sobre las que, sin dar detalles, ha aclarado que no tendrán efecto retroactivo y con la “línea roja” de no afectar a la clase media y trabajadora. Con todo, ha insistido en que la capacidad de gasto será inferior a la proyectada en el proyecto de PGE fallido de 2019 mientras se contemplan los ingresos que se lograrán con los nuevos impuestos.

El recorrido que se marca ahora el Gobierno es más suave que el que remitió el pasado octubre a la Unión Europea, consistente en bajar el déficit al 1,1% en 2020 y al 0,4% en 2021 para bajar al cero en 2022. Por otra parte, la vicepresidenta Calviño, ha revisado al alza, la tasa de paro, que pasará del 13,6% este año al 13% en 2021 y acabará en el 12,3% en 2023, la cifra que el Ejecutivo esperaba lograr ya este mismo año.

Como aclaración a las dudas que el cuadro pueda generar en el seno de la Comisión Europea, Calviño, ha precisado que tras salir España del procedimiento de déficit excesivo y entrar en el brazo correctivo del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, Bruselas pone más énfasis en el ajuste estructural y las tendencias a medio plazo. La responsable de Economía ha asegurado que hay un “diálogo constante” con las autoridades europeas, que se pronunciarán cuando se presente el proyecto presupuestario.

Por administraciones, para el Estado se fija un objetivo de déficit del 0,5% del PIB este año, del 0,5% el próximo, del 0,3% en 2022 y del 0,1% en 2023, por lo que Montero ha indicado que el mayor esfuerzo se exigirá al Estado. Para la Seguridad Social se establecen unas metas de déficit del 1,1% este año, del 1,5% en 2021, del 1,2% en 2022 y del 0,9% en 2023, si bien Montero ha indicado que estos últimos ratios podrían variar si el Congreso formaliza una recomendación al Gobierno para que reestructure los gastos del organismo que paga las pensiones.

En el programa presupuestario del pasado octubre aún sostenía que la desaceleración sería más suave y que la economía española crecería un 1,9% en 2020 y un 1,8% tanto en 2021 como en 2022. Respecto a la deuda pública, el Gobierno calcula que la ratio de deuda pública sobre PIB será del 94,6% este año, del 93,4% en 2021, del 91,7% en 2022 y terminará la legislatura en el 89,8%.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Read More

DMCA.com Protection Status
error

Enjoy this blog? Please spread the word :)